miércoles, 23 de marzo de 2011

CATANDO EN MADRID

                                   
Dice el dicho que : "A Madrid va mucha gente, y cada uno a su negocio", pues no me las explico con lo parado que está todo, cuanta gente había de negocios en Madrid. Nosotros no fuimos de negocios, fuimos por placer con el objetivo de participar y divertirnos, en la 4ª Cata por Parejas organizada por Vilaviniteca.
Fuimos a la capital en el AVE, que ya sabéis que me encanta, y nada más registrarnos ya nos avisaron de que probablemente no habría servicio de catering, ya que la empresa encargada estaba en huelga, no había problemas porque como también sabéis ahora no viajo de vacio. Al final nuestro tren si tenía servicio y nos pusieron el almuerzo, que por cierto es infumable, pero que mejorado con los chorizos que nos ha hecho mi suegra, mejoró más que notablemente.
A las 11:30, en Madrid, tras alojarnos en el hotel, nos quisimos dirigir a Lavinia, que es una macrotienda de vinos que hay allí y que queriamos conocer. miramos en el ordenador del hotel, con Google Maps, 45 minutos andando, 10 minutos en metro. Nos metemos en la boca del metro, y decimos, " tiramos pa la izquierda o pa la derecha", vamos a ver, lo mejor es preguntar, "vamos a tal sitio", "pues vaya con la linea tal hasta tal y se baje y coja la otra hasta cual". Nos miramos Juan y yo y ya sabíamos exactamente lo que había que hacer, cojer un taxi, 5 minutos , 5 euros, un chollo ya que en metro íbamos a pagar 4.
Fántástica tienda Lavinia, tienen unos dispensadores de vino para catar los vinos que ponen ese día, catamos todos, tan es así que al último nos invitó e sumiller.
                                                
Salimos de allí bastante animados y fuimos a buscar un sitio donde comer, después de una caminata apareció un cartel llamativo, Casa Manolo, comida casera, ese era el sitio, bien.
Tras comer caminata perdiéndonos por las calles, con tan buena suerte que aparecimos en la puerta del hotel, pequeño relax y a la Plaza mayor, gente como para papar un tren.
Por la noche estábamos invitados a cenar en casa de nuestros amigos Ana y Diego, la misma película, 45 minutos de autobús pero como había derbi pues más, así que decidimos ir a Atocha, 15 minutos andando, coger un cercanías con dirección a Móstoles y bajar en Fanjul, 10 minutos de tren.
Anfitriones perfectos, cenamos de fábula, y nos bebimos hasta el Manzanares, sólo un pequeño contratiempo, Juan mi compañero de cata es alérgico a los gatos, y allí vivían dos preciosos, con lo que empezó a moquear hasta tener la nariz como un tomate, y ahora único problema, volver al hotel, nos llevaron a recoger un autobús buho, que iba a toda hostia, ni semáforos ni nada, y en 20 minutos, más 5000 risas, más otros 10 minutos andando en el hotel. Casi las cuatro de la mañana, destrozados y con una botella de vino de más, y a las 8 había que estar frescos para levantarnos desayunar y estar catando a las 10 de la mañana.
                                            
Una vez allí, en el Casino de Madrid de la calle Alcalá, precioso, una organización perfecta por parte de Vilaviniteca. Esta era nuestra segunda participación, catamos muy a gusto y concentrados, pero nos resultó muy difícil. Sólo acertamos un vino el Numanthia, y salimos con el regustillo de fracaso y de triunfo a la vez. 
¿Qién cojones puede acertar un moscatel sudafricano del 2004?
                                       

No pudo ser, no nos colamos en la final, pero sabemos que un día pasará.

.
 Gran cata la tuya, como siempre, compañero Juan, el año que viene en Barcelona

4 comentarios:

  1. Hola Toño, no sabía que te prodigabas por las catas en pareja de Vila, he leído ya algun post más sobre el evento y todos hablan muy bien, a ver si algun año me animo y me apunto, eso sí, cuento contigo para pasar el día antes, madre mia que hartón de vino os pegastéis...
    Por cierto, ese Roberto Voerzio Cerequio de la foto, salió en la cata a ciegas? Qué os pareció?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pep, el Cerequio 2001 de Roberto Voerzio no Salió en la cata de este año, salío en la mesa de nuestra cena junto con un Jurancon, un Framingham Sauvignon Blanc 2008, un Louis Sipp Riesling 2007, un Atteca Armas 2007, un Llanos del Almendro 2006, un Chateau Le Flour de Bouard 2004 y un Aquilon que quedó en la recamara porque no podíamos más.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola soy Javier de Zaragoza, un buen plan el de Madrid, ¿pero como no acertasteis el moscatel sudafricano del 2004?, en fin lo que me extraña es que llegaris a la cata el domingo y pudierais siquiera comenzarla, yo estaría en la cama con resaca. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Comorrrrrr? ¿Todo ese arsenal para una cena? La leche!!!! ¿Que eráis un regimiento? Menudo nivelón.
    Saludos.

    ResponderEliminar